Escándalo en el Mundial de Balonmano por acusación de sabotaje de Eslovenia

Acusan que varios jugadores sufrieron intoxicación previo al duelo con Egipto, país organizador.

Foto: EFE Escándalo en el Mundial de Balonmano por acusación de sabotaje de Eslovenia
Llévatelo:

Egipto clasificó a los cuartos de final del Mundial de balonmano el pasado domingo al empatar 25-25 con Eslovenia, una igualdad  que desató la polémica por una acusación de la expedición eslovena de sabotaje al equipo.

Por medio de un comunicado se Eslovenia informó que 12 de sus jugadores se encontraban mal antes del partido y tres de ellos no pudieron jugar: "Los chicos gritaban de dolor, vomitaban y corrían al baño como si su vida dependiera de ello. Stas Skube y Dragan Gajic no pudieron dormir y Blaz Blagotinsek, el más grande de nuestros jugadores, se fue al suelo con fuertes dolores y se desmayó en su propio vómito y tuvo que ser llevado al hotel". 

"Estamos analizando las razones de los problemas médicos y podría deberse a varios factores. El primero que pensamos es la comida, y todos sabemos que los factores y síntomas varían en función de cada individuo. Queremos dejar claro que nunca hemos afirmado qué fue lo que sucedió y si la enfermedad fue provocada de forma intencional, pero varios jugadores estuvieron enfermos", apuntó un segundo comunicado. 

El mismo prosigue: "Dado que todos los equipos del hotel han tenido las mismas condiciones y no han tenido problemas médicos, es difícil explicar qué pasó. Además, nuestro equipo utilizó la comida del buffet del hotel y del servicio de habitaciones y solo bebían agua embotellada. Por eso pedimos que se analice y aclare la situación de forma conjunta con el fin de evitarla en futuros eventos".

Al respecto, la IHF (Federación Internacional de Balonmano) apuntó: "A pesar de que la delegación eslovena no había presentado ninguna reclamación oficial ni el día del partido ni el anterior, la Federación Internacional de Balonmano abrió una investigación y solicitó al organismo gubernamental que se encargaba del control de los alimentos que emitiese una declaración".

La IHF asegura que el médico de Eslovenia rechazó cualquier ayuda por parte del médico del hotel y de los organizadores pese a las quejas de los jugadores. Además, la expedición de Bielorrusia se alojaba en el mismo hotel y comieron sin consecuencias negativas del mismo buffet que, presuntamente, estaba envenenado.

La Federación Internacional también alegó que durante el encuentro no se vieron indicios de que los jugadores eslovenos sufrieran problemas de salud. "Eslovenia afirmó que jugaron nueve jugadores pese a no estar bien y culpan a la supuesta intoxicación alimentaria por su rendimiento. Sin embargo hay que decir que el equipo hizo un buen partido y llegó a tener una renta de cinco goles al inicio de la segunda parte. No hubo indicios en el campo de que los jugadores tuviesen un rendimiento menor a causa de enfermedades".