Su primer título en dos años: Andy Murray lloró tras ganar el torneo de Amberes

El británico volvió a la elite del tenis pese a insinuar a principios de año que se retiraría.

Foto: Twitter.com/EuroTennisOpen Su primer título en dos años: Andy Murray lloró tras ganar el torneo de Amberes
Llévatelo:

El británico Andy Murray (243° del mundo) no pudo guardarse la emoción y lloró tras vencer al suizo Stan Wawrinka (18°) por 3-6, 6-4 y 6-4 en la final del torneo ATP 250 de Amberes (Bélgica), donde se alzó con el título, el primero tras su regreso después de que le implantaran una prótesis en la cadera en enero de este año.

Lo que parecía imposible lo consiguió Murray en dos horas y 27 minutos, y después de haber librado dos durísimos partidos antes. En cuartos contra el rumano Marius Copil (6-3, 6-7 y 6-4) en dos horas y 35 minutos, y en semifinales luego al francés Ugo Humbert, (3-6, 7-5 y 6-2) en dos horas y 22 minutos.

"Significa mucho para mí, sobre todo despues de los problemas que he tenido en los últimos años. Ha sido un gran partido. Stan ha jugado increíble, los dos diría yo", sostuvo el británico tras la conquista.

"No esperaba esto y por eso estoy muy feliz", agregó el ex número 1, que se va de Bélgica con buenas sensaciones, ya que ganó la Copa Davis también en este país, hace cuatro años.

"Estoy muy orgulloso de lo que he hecho esta semana", comentó el jugador de 32 años que en el inicio de esta temporada tras perder con el español Roberto Bautista incluso dudó si podría volver a jugar e insinuó que se retiraría en Wimbledon.

Padre de dos hijos y esperando su esposa el tercero, Murray bromeó en la pista al señalar que debía salir corriendo. "Estamos esperando el tercer hijo, mi familia se está haciendo grande, y debo salir deprisa", comentó para recordar el apoyo de su mujer, "eso me motiva", añadió.

Murray no ganaba un torneo desde hace dos años, cuando venció en la final de Dubai al español Fernando Verdasco, cuando estaba al tope de la clasificación ATP. Con su victoria en Amberes se convirtió en el jugador de ránking más bajo que se hace con un torneo ATP, desde el español Pablo Andujar (355) cuando ganó el de Marrakech el año pasado.