Servette de Valdivia y Beausejour fue declarado en quiebra

Los problemas económicos del club de los dos ex seleccionados sub 23 llevaron al Tribunal de Comercio de Ginebra a oficializar su bancarrota.

Llévatelo:

El Tribunal de Comercio de Ginebra oficializó este viernes la quiebra de Servette, uno de los clubes más antiguos del fútbol helvético, que tiene entre sus filas a los jugadores chilenos Jorge Valdivia y Jean Beausejour.

 

El equipo de la Primera División del fútbol suizo había acumulado pérdidas por 9,3 millones de dólares (cerca de 5.200 millones de pesos), y luego de dilatar la determinación que debía tomarse inicialmente el pasado 21 de enero, fue oficialmente notificado de su nueva situación administrativa.

 

El volante Jorge Valdivia y el delantero Jean Beausejour llegaron a completar cuatro meses impagos, y la decisión del Tribunal de Comercio genera una total incertidumbre respecto de su futuro en el fútbol europeo.

 

En el caso de Valdivia, el jugador descartó volver a Colo Colo luego que el síndico Patricio Jamarne "le cerrara la puerta" al no satisfacer sus demandas económicas, y ahora deberá definir sus próximos pasos. Por ahora la carta le pertenece a Servette, que pagó el préstamo a los albos hasta junio de 2005.

 

Por su parte, Jean Beausejour maneja posibilidades de seguir en otro equipo europeo, aunque señaló que la opción de retornar a Chile no está descartada. El pase del jugador formado en Universidad Católica quedará ahora en su poder, lo que le facilitará una futura negociación.

 

El empresario francés Marc Roger es sindicado como uno de los principales responsables de la quiebra del club ginebrino, que el pasado 11 de enero anunció la suspensión de pagos, luego que varios jugadores y el personal auxiliar denunciaran retrasos en la cancelación de sus sueldos.

 

Bajo la presión de los acreedores, que pidieron un aplazamiento de la declaración de quiebra, el tribunal acordó una prórroga al club suizo y le dio una opción para arreglar su delicado presente institucional.

 

La nueva audiencia fue programada para el lunes 31 de enero, pero la imposibilidad de los directivos para solucionar los problemas económicos llevaron al Tribunal de Comercio a decretar la bancarrota este viernes.

 

Antes de esta decisión, la quiebra del club presidido por el francés Marc Roger ya parecía inevitable, tras el rechazo de Olivier Maus, mecenas del equipo y miembro de su consejo de administración, a comprometerse una nueva vez para salvar a la institución. (Cooperativa.cl/EFE)