Universidad de Chile se reencontró con la gloria en Calama

Con el arquero Jhonny Herrera como héroe de la jornada en una infartante definición por penales, la escuadra estudiantil rompió una sequía de cuatro años sin títulos al derribar como visita a Cobreloa.

Llévatelo:

Por Fabián Riquelme Vásquez

 

En un año que parecía ser funesto para Universidad de Chile. En un año en que la crisis económica amenazó con hacer colapsar a la institución. En un año que muchos catalogaron de transición tras la llegada de Héctor Pinto a su cabina técnica y en un año en que todas las fichas estaban apostadas a cualquier equipo, menos de su lado, la escuadra universitaria le torció la mano al destino y en el Estadio Municipal de Calama se coronó como campeón del Torneo de Apertura 2004, logrando la 12ª corona de su historia.

 

La escuadra azul se reencontró con la gloria en un año sumamente difícil y lo hizo este domingo gracias al meta Jhonny Herrera, quien se vistió de héroe en una infartante definición por penales que la U ganó por 4-2, luego de empatar 1-1 al cabo de 120 minutos de juego, al atajar el lanzamiento del mediocampista Fernando Cornejo y marcar el noveno y decisivo tiro que devolvió a la cima a los universitarios.

 

Sangre fría y azul

 

Apelando a la garra, recurriendo a la astucia y sin escatimar artilugios permitidos en el fútbol -como cederle el terreno al contrario en espera de algún milagroso contragolpe o reventar la pelota a cualquier parte para evitar que ésta volviera con prontitud sobre su zona- el bisoño plantel de la U, compuesto en su mayoría por elementos salidos de sus series menores, le hizo frente a un equipo curtido en este tipo de definiciones, no por nada había ganado los dos últimos torneos, lo que acrecienta aún más el mérito del equipo de Héctor Pinto.

 

Frente a Cobreloa en Calama, lo de la U no fue precisamente una exhibición de buen fútbol. Lo suyo estuvo en una planificación inteligente y, por sobre todo, en el férreo control de sus elementos, quienes supieron mantener la sangre fría en el momento preciso.

 

Pese a que por varios momentos se vieron desbordados y a que quedaron en desventaja con el gol de Luis Fuentes en los 35 minutos (preciso cabezazo tras córner de Jonathan Cisternas), los universitarios supieron mantener la calma y derrochando coraje, no sólo aguantaron estoicamente cada vez que arreció el cerco ofensivo minero, sino que equilibraron la contienda en el complemento y la liquidaron en el instante clave.

 

Además de Jhonny Herrera, pilares del éxito azul la tarde de este domingo fueron el paraguayo Arnaldo Espínola, quien se alzó como la gran figura de la zaga; Víctor Cancino, quien correteó hasta que sus piernas no aguantaron en el mediocampo; y el delantero Sergio Gioino, certero en la instancia decisiva y principal referente del ataque universtario.

 

Nervios de cobre

 

Contrariamente a lo que se pensaba, contra la U Cobreloa no pudo, ni supo, imponer su mayor jerarquía y oficio en la final. Jugando en su reducto y ante casi 20 mil personas que lo alentaron tibiamente, el equipo de Fernando Díaz jamás se sacó la presión de encima y sucumbió ante una ordenada y corajuda escuadra universitaria, que le peleó de igual a igual, pese a todas sus limitantes.

 

El conjunto minero entró con demasiada cautela a la cancha. Los naranjas no fueron el equipo avasallador, tal como ocurrió en la final del Apertura 2003 frente a Colo Colo.

 

Con sus mediocampistas bien marcados y Rodrigo Pérez muy obstaculizado en la banda izquierda, los mineros sólo tuvieron en el desborde de Boris González por el flanco derecho, su única arma para acercarse con peligro a la meta de Herrera.

 

Sin embargo, cuando el panorama se tornaba oscuro para los naranjas, Luis Fuentes apareció a los 35' para sentenciar la ventaja con un perfecto cabezazo tras centro de Cisternas.

 

Desarmada la U, no tuvo respuestas para contestar el ataque loíno antes de la llegada del descanso, pero en el complemento, con una actitud más agresiva, se acercó a la meta de Carlos Ortega y llegó al empate en un providencial jugada, cuando un pase de Diego Rivarola para Sergio Gioino, fue interceptado por Esteban González, quien punteó la bola y la introdujo en su propia portería a los 51'.

 

El golpe lo sintió demasiado el conjunto minero, mientras la U fue creciendo en el campo, aunque no lo suficiente para volver a poner en jaque a Ortega.

 

Sin ideas, sin chispa y con muchas dudas, pese a los ingresos de Fernando Cornejo y Daniel Pérez, Cobreloa se fue diluyendo en la cancha y terminó resignando su opción al alargue.

 

En esa instancia, el equipo de Fernando Díaz quemó todas sus naves en busca del gol, pero tampoco halló la forma de batir a Jhonny Herrera, pese a que sobre el final del segundo período suplementario, la estantería azul pareció zozobrar.

 

La consagración de Herrera

 

Pero, como ya se dijo, la U aguantó estoicamente, como esperando dar el zarpazo en la definición desde los doce pasos, ante el evidente bajón físico.

 

Pese al yerro inicial de Cristián Muñoz, Jhonny Herrera emergió como figura consular de esta instancia decisiva, pues con sus movimientos desconcentró a Luis Fuentes, quien marró su lanzamiento, y después se lo atajó a Fernando Cornejo.

 

Más encima, en el último tiro, el meta azul agarró la pelota y con gran clase batió a Carlos Ortega para devolver a Universidad de Chile a su privilegiado sitial, con su duodécimo campeonato y, de paso, asegurando su participación en la Copa Libertadores de América 2005.

 

Como para pensar en que avecina un futuro más azul en el fútbol chileno. ¡Salud por el campéon!

 

Estadísticas

 

Cobreloa 1 (2): Carlos Ortega; Esteban González (63' Fernando Cornejo), Luis Fuentes, Diego Guidi, Rodrigo Pérez; Juan Luis González, Fernando Cornejo, Jonathan Cisternas, Mauricio Dinamarca (96' Darío Fernández); Patricio Galaz y Richard Estigarribia (83' Daniel Pérez). DT: Fernando Díaz.

 

Universidad de Chile 1 (4): Johnny Herrera; Manuel Iturra (59' Marco Olea), Adrián Rojas, Arnaldo Espínola, José Rojas; Luis Musrri (76' Mauricio Tampe), Víctor Cancino, Christian Martínez, Nelson Pinto; Diego Rivarola (109' Cristián Muñoz) y Sergio Gioino. DT: Héctor Pinto.

 

Goles: 1-0, Fuentes (35'); 1-1, Esteban González (51' autogol).

Penales: Por la U marcaron Pinto, Tampe, Gioino y Herrera, mientras que Muñoz falló. Por Cobreloa anotaron Fernández y Galaz, mientras que Cornejo y Fuentes fallaron.

 

Arbitro: Carlos Chandía.

Amarillas: Dinamarca (C); Musrri, Gioino, Rivarola, Muñoz, Tampe (U).

Estadio: Municipal de Calama.