Fernando González venció al difícil Cuevas y gritó campeón por tercera vez en Viña

El chileno necesitó más de tres horas para ganar por 6-7 (4), 7-6 (6) y 6-2 al joven uruguayo, que vendió cara su derrota en una impensada definición tras el retiro por lesión del otro finalista, el argentino Juan Mónaco. Este domingo, el número uno de Chile jugará una exhibición ante el español Santiago Ventura.

Llévatelo:

Por Germán Toro Tapia desde Viña del Mar

 

Su novena corona en el circuito ATP y la tercera en el torneo de Viña del Mar obtuvo este sábado el chileno Fernando González (24º) luego de vencer al uruguayo Pablo Cuevas (111º) en la improvisada definición del certamen en semifinales, ante la dramática lesión del otro finalista, el argentino Juan Mónaco (21º).

 

Fernando González se consagró por tercera vez campeón en Viña, luego de festejar en 2002 y 2004 (Foto: Movistar Open)

El número uno del país necesitó tres horas y cuatro minutos para vencer al talentoso jugador de Montevideo, que fue el único que le robó un parcial en todo el certamen, en el máximo de episodios por 6-7 (4), 7-6 (6) y 6-2 en un colmado Court Central del Centro de Tenis Las Salinas, que cobijó cerca de cuatro mil espectadores.

 

Tras un eléctrico inicio con un rompimiento del nacional en el segundo game y respuesta inmediata del oriental, el partido comenzó a mostrarse como un lance de alto vuelo, digno de la final que significó en definitiva, con emotivos puntos que se lucharon palmo a palmo sobre la arcilla viñamarina

 

En esa dinámica fue Pablo Cuevas el que sacó provecho con un repertorio amplio de golpes que desencajó al nacional, el cual se notó incómodo con el buen nivel de su adversario e incluso terminó azotando su raqueta contra el piso, después de recibir un quiebre en el séptimo juego, pero con una remontada espectacular forzó un desempate, que terminó perdiendo por 5-7 en 55 minutos.

 

Interrupciones varias y la emotiva recuperación del chileno

 

Al inicio del segundo capítulo algunas situaciones extradeportivas comenzaron a tomar protagonismo como los ásperos diálogos que mantuvo el uruguayo con parte del público cada vez que solicitó instrucciones a su entrenador Hernán Suárez, sentado en el fondo sur del estadio de la Ciudad Jardín.

 

El uruguayo Pablo Cuevas ratificó el tenis que lo encumbró a semis y lo señala como una de las promesas sudamericanas. (Foto: Movistar Open)

En forma semejante al arranque del partido, González quebró y el uruguayo contestó al instante iniciando una durísima pelea punto a punto en Las Salinas en que la gente se hizo partícipe gritando en contra del árbitro argentino Damian Steiner, deteniendo por algunos minutos las acciones y tras el 6-5 del montevideano, un apagón en algunos focos de la torre nororiente del Court Central provocó una suspensión de 16 minutos.

 

Tras la reanudación de las acciones vino un momento clave, en que Pablo Cuevas desperdició dos match points, entregando un envión anímico de incalculable valor para el número uno de Chile que llegó hasta el desempate, el que se adjudicó por un estrecho 8-6 en que el visitante logró un sensacional mini break lanzándose al suelo plásticamente a una pelota, obligando a los aplausos del respetable.

 

Todo ello en prolongados 97 minutos.

 

La categoría del campeón en el último parcial

 

Luego de haber dejado pasar la opción de dejar atrás su cartel de promesa y graduarse como una realidad, Cuevas tuvo un bajón y permitió la remontada del santiaguino que, no exento de complicaciones, logró adelantarse por 3-0 dejando toda la responsabilidad sobre los hombros del joven oriental.

 

Cerca de 4.000 personas festejaron un nuevo título del jugador de La Reina (Foto: Germán Toro)

Ello y los fuertes diálogos que protagonizó con algunos hinchas terminó por ser una carga demasiado grande para el prometedor hombre de 22 años, que en el octavo juego volvió a perder su servicio y le entregó en sólo 28 minutos el título de campeón de Viña del Mar por tercera vez a Fernando González, que antes alzó los brazos en 2002 y 2004.

 

Así, sin jugar la final por la desgraciada lesión en el tobillo izquierdo de Juan Mónaco (21º), el otro clasificado a la ronda decisiva, el capitalino se quedó con su noveno título en el circuito ATP sumándose a las coronas conquistadas en Orlando (2000), Palermo (2002), Auckland, Amersfoort, Basel (todas en 2005) y Pekín (2007).

 

En su reemplazo, jugará un partido de exhibición este domingo frente el español Santiago Ventura (88º), eliminado en semifinales por el resentido argentino que amaneció con la opción de ganar todo en la Ciudad Jardín, pero terminó con las manos vacías. (Cooperativa.cl)