Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 arrancaron con emotiva ceremonia

Francisca Mardones y Alberto Abarza comandaron las esperanzas del Team ParaChile.

Foto: Team ParaChile Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 arrancaron con emotiva ceremonia
Llévatelo:

La atleta Francisca Mardones y el nadador Alberto Abarza encabezaron el desfile del Team ParaChile en la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, que se llevó a cabo en el Estadio Olímpico de la capital japonesa.

Mardones y Abarza comandaron a un grupo de 16 nacionales que estuvieron en la obertura de la cita, y que solo tuvo la ausencias de Vicente Almonacid (Natación), Macarena Cabrillana (Tenis), que se quedaron en la Villa Paralímpica descansando para sus debuts, y de la canoísta Katherinne Wollermann, quien llega el 27 de agosto a Tokio.

Sin público en el estadio por las estrictas medidas de seguridad para hacer frente a la pandemia de Covid-19, los pocos asistentes a la ceremonia pudieron disfrutar de una historia desarrollada en un "aeropuerto" y con las alas de los aviones como protagonistas, como metáfora del impulso que mueve a los deportistas con discapacidad a cosechar éxitos extraordinarios en sus vidas.

Se lanzaron 378 fuegos artificiales, también de tres colores, cambiaron la sintonía del guión a la electrónica para empezar el desfile de los 162 países participantes en estos Juegos, tres más que en Río de Janeiro, incluidos por primera vez Paraguay, Bután, Maldivas y las islas caribeñas de Granada y San Vicente, que debutan en el mayor evento mundial del deporte de personas con discapacidad. Son 4.400 deportistas en total.

La delegación de Afganistán, que no pudo estar presente en Tokio debido a la crisis migratoria y política que está sufriendo el país tras la llegada de los talibanes a la capital, Kabul, no quedó en el olvido. El Comité Paralímpico Internacional quiso tenerlos presentes luciendo su bandera en señal de solidaridad con sus deportistas y un voluntario fue el encargado de desfilar con ella.

Andrew Parsons, presidente del Comité Paralímpico Español, quiso dar las "gracias a todos los deportistas por el esfuerzo realizado para estar" en Tokio, en unos Juegos que calificó de "seguros por los protocolos decretados" por el Comité Organizador.

Seiko Hashimoto, presidenta del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, dijo que "la anterior vez trajo un desarrollo de los deportes para personas con discapacidad, mientras aceleraba su independencia y participación social. Ahora, tenemos la misión de cambiar el futuro del mundo con la fuerza de los deportistas para una sociedad de convivencia donde la gente pueda estar sin ningún obstáculo".

El broche final lo puso el encendido del pebetero. Kuniko Obinata, triple medallista en esquí alpino, Takeuchi Mashiko, exjugador de tenis de mesa y medallista de oro en Tokio '64, y Mayumi Narita, ganadora de quince oros en natación, entraron al estadio portando tres antorchas, que se las dieron a tres ciudadanos anónimos.

Estos, a su vez, se las entregaron a los deportistas paralímpicos Yui Kamichi (tenis), Shunsuke Uchida (boccia) y Karin Morisaki (halterofilia), que fueron los encargados de subir los últimos metros, en sus sillas de ruedas, para encender el pebetero, que iluminó el cielo de Tokio con un chispazo provocado por mil fuegos artificiales.