Alberto Abarza tras Tokio 2020: El esfuerzo familiar valió la pena, la medalla es una anécdota

El campeón paralímpico y doble medallista de plata habló en "Lo que queda del día" en Cooperativa sobre sus hazañas en Tokio 2020.

Alberto Abarza tras Tokio 2020: El esfuerzo familiar valió la pena, la medalla es una anécdota
Llévatelo:

El chileno Alberto Abarza, campeón paralímpico y doble medallista de plata en los Juegos de Tokio 2020, conversó sobre sus futuros planes en "Lo que queda del día" en Cooperativa y afirmó que tras ganar el oro en los 100 metros espalda en la natación, sintió que todo el esfuerzo realizado por él y su familia "valió la pena". 

Para "Beto", ser campeón a nivel paralímpico "primero, es lograr un sueño, es el esfuerzo familiar que valió la pena por tantos años, levantarse a las cuatro de la mañana, muchas veces en invierno, con el agua fría".

"Siempre digo que la medalla es una anécdota en esto, pero es el esfuerzo que hay detrás de todo un país apoyándonos, de mi familia, el estar fuera de casa a veces para lograr los objetivos. Se vienen muchas cosas a la mente y creo que lo que le podemos enseñar a mis hijas es que todo se puede", agregó.

Además, agradeció a la Teletón por el enorme y positivo impacto que tuvo en su vida.

"Teletón es lo más grande que me ha pasado en mi vida, es parte de mi familia. El amor que me entregaron es inmenso, me enseñaron a nadar, a tener un trabajo, a que iba a poder luchar por mí mismo. Las herramientas que me entregaron fue fundamental", detalló.

"Por eso le agradezco a todo Chile por las medallas, porque fueron ustedes los que me hicieron ponerme de pie, sacarme de una discapacidad y ponerme en unos Juegos Paralímpicos", agregó.

Abarza, quien tiene el síndrome de Charcot-Marie-Tooth, una enfermedad degenerativa que atrofia los músculos, también contó que su próximo objetivo es poder representar a nuestro país en los ParaPanamericanos de Santiago 2023.

"El sueño es llegar a Santiago 2023, veremos en qué condiciones estamos para entrenar y poder llegar de la mejor manera para representar a nuestro país. No lo hago pensando en ganar una medalla, sino en competir. Si me siento competititvo y siento que los puedo representar, lo haré. Pero si no me siento óptimo, lo mejor será dar un paso al costado y dar el espacio para compañeros que lo podrían hacer mejor", explicó Abarza.

Finalmente, recordó que rechazó una oferta para competir por Estados Unidos, pese a los beneficios económicos que eso significaba.

"Allá iba a ser uno más, acá podía abrir un camino para las futuras generaciones", sentenció.