Tribunal surcoreano ratificó condena de cárcel para vicepresidente del COI

Un Yong Kim deberá cumplir dos años de reclusión tras el fallo inapelable dado a conocer este viernes, y que ratificó su culpa por malversación de fondos.

Llévatelo:

El Tribunal Supremo de Corea del Sur confirmó este viernes la sentencia de dos años de prisión por malversación de fondos impuesta en primera instancia a Un Yong Kim, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI) suspendido de sus funciones.

 

La decisión es inapelable y supondrá el encarcelamiento de Kim, de 73 años y con graves problemas de salud.

 

El ex dirigente deportivo y ex parlamentario fue encontrado culpable de desviar 3.300 millones de wones (unos 2,6 millones de dólares, más de 1.600 millones de pesos) en su gestión al frente de la Federación Mundial de Taekwondo y otras organizaciones relacionadas con este deporte.

 

"Puesto que Kim no ha podido ofrecer explicaciones convincentes y racionales sobre por qué desvió el dinero y cómo lo gastó, puede inferirse que usó dinero público con fines personales", señaló el fallo del tribunal.

 

Hace un año, cuando Kim fue arrestado por primera vez, el COI lo suspendió provisionalmente de todas sus funciones, y la medida fue ratificada posteriormente en espera del fallo definitivo que se dio a conocer este viernes, y que ratificó la decisión del pasado 6 de junio de 2004.

 

Si el presidente del COI, el belga Jacques Rogge, mantiene su política de "tolerancia cero" con la corrupción, es probable que la próxima asamblea de organismo, a realizarse en julio en Singapur, vote la expulsión de Un Yong Kim.

 

Durante la reunión que el COI mantuvo en agosto en Atenas con ocasión de los pasados Juegos Olímpicos, ya se aprobó la expulsión del indonesio Bob Hasan, en un caso muy parecido al de Kim.

 

Hasan había sido condenado en su país por corrupción y había recurrido ante diferentes instancias, pero en cuanto hubo sentencia firme la comisión ejecutiva del organismo propuso su expulsión, que fue aprobada por la asamblea.

 

También está pendiente de expulsión el búlgaro Ivan Slavkov, a quien un reportero de la BBC, camuflado de empresario, grabó unas declaraciones en las que se mostraba dispuesto a vender su voto en la elección de los Juegos de 2012, a los que aspiran Madrid, Londres, París, Moscú y Nueva York. (EFE)