Dirigente encarcelado renunció a la vicepresidencia del COI

El surcoreano Un Yong Kim, quien está preso en su país por corrupción, presentó su renuncia a la entidad antes que la directiva decidió su salida "por manchar gravemente la reputación del Movimiento Olímpico".

Llévatelo:

El surcoreano Un Yong Kim, encarcelado en su país por malversación de fondos y soborno, presentó este viernes su dimisión a la vicepresidencia del Comité Olímpico Internacional (COI).

 

La renuncia de Kim hará innecesario que los miembros del COI voten en julio su expulsión, como estaba previsto, "por manchar gravemente la reputación del Movimiento Olímpico".

 

"En una carta fechada el 9 de mayo y recibida hoy (viernes), el señor Kim informa al presidente (Jacques Rogge) que dimite de sus funciones como vicepresidente y miembro del COI", aseguró el organismo olímpico en una nota oficial.

 

"La comisión ejecutiva del COI ha tomado nota de la dimisión del señor Kim, lo que pone fin al proceso de exclusión", agregó el comunicado.

 

El surcoreano, de 74 años, estaba suspendido de todas sus funciones en la entidad desde 2004, cuando comenzó a ser juzgado en Corea por malversación de fondos al frente de la Federación Mundial de Taekwondo.

 

Por sus cargos políticos y deportivos, Kim estaba considerado uno de los miembros más importantes del COI, e incluso fue candidato a la presidencia de este organismo en 2001 tras el retiro de su amigo Juan Antonio Samaranch.

 

El 14 de enero pasado, el Tribunal Supremo de Corea del Sur confirmó la sentencia de dos años de prisión por malversación de fondos impuesta en primera instancia a Kim.

 

El ex dirigente deportivo y ex parlamentario fue hallado culpable de desviar 3.200 millones de dólares en su gestión al frente de la Federación Mundial de Taekwondo y otras organizaciones relacionadas con este deporte.

 

Un Yong Kim era uno de los cuatro vicepresidentes del COI. Entró en el organismo en 1986, después de haber sido uno de los principales artífices de la concesión de los Juegos de 1988 a Seúl.

 

Tras su arresto el año pasado, su círculo familiar desplegó una activa campaña internacional en la que acusaba a los tribunales de su país de estar manejados por el poder político, y al presidente del COI, Jacques Rogge, de querer deshacerse de un viejo rival en la lucha por el poder en el organismo olímpico. (EFE)