Acusado de atentar con una bomba en Atlanta 1996 se declarará culpable

Eric Rudolph, quien aparece involucrado en una serie de atentados explosivos, entre ellos el que perpetró en los Juegos Olímpicos, asumirá la responsabilidad para librarse de la pena de muerte.

Llévatelo:

Eric Rudolph, acusado de poner una bomba en la sede de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 además de otros tres atentados, acordó este viernes con las autoridades judiciales declararse culpable, lo que le permite librarse de la pena de muerte.

 

Según informaron fuentes judiciales, en virtud de este acuerdo el veterano del ejército estadounidense recibirá cuatro condenas a cadena perpetua.

 

Rudolph fue detenido por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI en sus siglas en inglés) en Carolina del Norte en mayo de 2003 mientras hurgaba en la basura de una tienda en Murphy, después de pasar más de cinco años como fugitivo. Hasta ese momento, figuraba en la lista de las 10 personas más buscadas por el FBI.

 

Además del atentado contra los Juegos Olímpicos de 1996, que causó heridas a un centenar de personas, Rudolph estaba acusado de provocar una explosión contra una clínica abortista de Alabama en 1998, en la que murió un policía y una enfermera resultó gravemente herida.

 

El ex militar también fue sindicado como responsable de la explosión en Otherside Lounge, un club nocturno de homosexuales en Atlanta (Georgia, sureste de Estados Unidos).

 

En total se acusa a Rudolph de herir a más de 150 personas, según un informe del FBI.

 

El ex militar de 36 años, estaba vinculado a grupos ultraderechistas como Identidad Cristiana, y abortistas como El Ejército de Dios, y sus delitos estaban basados en creencias xenófobas, antiabortistas y homófobas motivadas por el vínculo que mantenía con estas sectas. (Agencias)