EE.UU. sancionará al nadador Ryan Lochte con 10 meses sin competir

El 12 veces medallista olímpico será suspendido tras el escándalo en Río de Janeiro.

Foto: EFE EE.UU. sancionará al nadador Ryan Lochte con 10 meses sin competir

Ryan Lochte en una imagen de su participación olímpica en Río de Janeiro.

Llévatelo:

El nadador estadounidense Ryan Lochte, 12 veces medallista olímpico, recibirá una sanción de 10 meses sin poder competir por el escándalo que protagonizó en los Juegos de Río de Janeiro cuando inventó un asalto con pistolas, informaron medios locales.

La sanción, impuesta por el Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC, en inglés) y la federación de natación USA Swimming, impedirá a Lochte competir en el Campeonato Mundial de Natación que acogerá Budapest en julio de 2017.

Según USA Today, los otros nadadores estadounidenses involucrados en el incidente de Río, James Feigen, Gunnar Bentz y Jack Conger, también recibirán sanciones aunque menores a la de Lochte.

De acuerdo con el portal TMZ.com, quien reportó inicialmente la noticia, las sanciones para Feigen, Bentz y Conger no excederán los cuatro meses fuera de las piscinas.

Los cuatro nadadores, liderados por Lochte, inventaron durante los Juegos Olímpicos de Río un falso asalto con pistolas por parte de delincuentes disfrazados de policías, que según su relato detuvieron el taxi con el que volvían de madrugada de una fiesta a la Villa Olímpica.

Las lagunas en sus versiones, junto a un vídeo que recogía su llegada a las instalaciones olímpicas horas después del supuesto asalto, tranquilos y con sus efectos personales, llevaron a la Policía brasileña a abrir una investigación.

Esta concluyó que fueron precisamente los nadadores quienes provocaron destrozos en una gasolinera en la que pararon con el taxi y también un enfrentamiento con agentes de seguridad, que les hicieron pagar los desperfectos, un incidente que después trataron de hacer pasar por un asalto.

La justicia brasileña ordenó la retención de los pasaportes de los deportistas e impidió a dos de ellos (Bentz y Conger) que ya estaban en el aeropuerto de Río abordar el avión de vuelta a Estados Unidos, aunque sí pudieron hacerlo al día siguiente después de prestar declaración.

Por ese entonces, Lochte era el único de los cuatro que había vuelto a su país.