Andrés Iniesta contó detalles de su depresión: Perdí las ganas de vivir

El ex futbolista de Barcelona dijo que solo esperaba la noche para "tomar su pastilla y descansar".

Andrés Iniesta contó detalles de su depresión: Perdí las ganas de vivir
Llévatelo:

El ex futbolista de FC Barcelona y de la selección española Andrés Iniesta contó detalles de la depresión que vivió hace algún tiempo, asegurando por ejemplo que había perdido las ganas de vivir.
En una charla con el podcast The Wild Project, el aún jugador de Vissel Kobe abrió su corazón para comentar cómo fueron esos años en los que sufrió una profunda depresión, sobre todo cuando su íntimo amigo, el jugador de Espanyol Dani Jarque, murió víctima de un infarto a los 26 años en verano de 2009.
"No tenía ganas de vivir. Era mi cuerpo pero porque tenía que existir. No tenía esa alegría o energía que tiene que tener la vida. Te hacen pruebas y estás bien pero tú notas que algo no funciona. Te metes en tu cuerpo y tu mente, donde todo lo ves negro. Deseaba que llegase la noche para tomarme mi pastilla y descansar. Ese era el momento de más placer", comentó.
El ex ídolo culé habló en profundidad sobre esos momentos en los que notaba que las cosas no andaban bien.
"Estaba en mi casa con mi novia en el sofá pero era como abrazar una almohada. O estaba con mis padres y era igual. Y no es estar triste por haber perdido un partido, porque te ha dejado tu novia o porque un amigo te ha discutido. Es otra cosa. Hasta que no lo vives y lo sientes no lo puedes comprender", añadió.
Por otra parte, Iniesta reveló que comenzó su tratamiento con ayuda del FC Barcelona tras el fallecimiento de Jarque y que todavía sigue yendo a terapia. "Sigo yendo a terapia porque necesito arreglarme conmigo mismo. Me gusta escuchar a los profesionales hablar sobre enfermedades mentales y depresión. Con el tiempo, la vida te enseña que la depresión y las enfermedades mentales pueden afectar a cualquiera. No se trata de cosas materiales. Puedo tener todos los autos del mundo y todo lo que quiera, pero aun así es difícil enfrentar los problemas de la vida. Es un proceso diario", complementó.