Diego Maradona trascendió el fútbol y se convirtió en ícono de la cultura popular

Este jueves se cumple el primer aniversario de su muerte y recordamos el impacto que tuvo más allá del fútbol.

Diego Maradona trascendió el fútbol y se convirtió en ícono de la cultura popular
Llévatelo:

El astro argentino Diego Armando Maradona, quien falleció hace justamente un año, el 25 de noviembre e 2020, supo trascender el fútbol y también se transformó en un ícono de la cultura popular, donde probó suerte en la música, compartió con grandes artistas e incluso generó tanta pasión que sus seguidores fundaron una iglesia "maradoniana".

Su actuación en el Mundial de México 1986 lo encumbró a lo más alto en Argentina, país que lo transformó en un héroe, aunque antes quedó fuera de Argentina '78 y tuvo una actuación regular en España 1982.

Sin conseguir su sueño de alzar el título en la cita ibérica, Maradona cambió de aires y cruzó a Europa, donde jugó en FC Barcelona; en aquel club sufrió una dura lesión por parte del jugador de Athletic Bilbao Andoni Goicoetxea, recuperación durante la cual, según él mismo reconoció, inició su coqueteo con las drogas.

Tras ese episodio, Maradona se convirtió en ídolo de Napoli, club al que dirigió hacia el éxito con títulos, con los cuales se alzó como parte de una religión maradoniana similar a la que adoptaría Argentina en 1986 tras el éxito de México.

De Nápoles pasó a Sevilla, donde dejó aquella imagen para el recuerdo haciendo malabarismos con una pelota de papel, y de Sevilla se fue a Newell's Old Boys para acabar su carrera en Boca en la temporada 1997/98. Entre medias, disputó el Mundial de Estados Unidos 1994, que culminó con una salida anticipada tras dar positivo en un control, el segundo que protagonizó a lo largo de su carrera.

En el 2000 viajó a Cuba para superar su adicción a las drogas; en 2004, sufrió una miocardiopatía por la que fue ingresado dos veces; en 2005 se sometió en Colombia a una reducción de estómago para bajar su peso de 120 a 75 kilos.

En marzo de 2007 estuvo ingresado en dos centros, uno de ellos, una clínica psiquiátrica; después pasó sin gloria por los banquillos de Argentina (eliminado en cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010), del Al Wasl emiratí, el Al-Fujairah de Emiratos Árabes, del Dorados de Sinaloa mexicano y finalmente el Gimnasia y Esgrima de La Plata, su club actual.

Entre medias, expresó su admiración por el Papa Francisco, mostró su cercanía por el régimen de Cuba, por la Venezuela de Nicolás Maduro y por la Nicaragua de Daniel Ortega.

Dijo que Fidel Castro fue su "segundo padre" y al final, 30 años después de su última gran victoria con Napoli y a 34 de su instantánea en el Estadio Azteca, murió para convertirse en una imagen icónica al estilo "Ché" Guevara, capaz de acaparar halagos y críticas en una misma frase. Pero hay algo es innegociable: su fútbol, no se toca.

Las muestras de Maradona en la cultura popular

Además de la creación en 1998 de la "Iglesia Maradoniana" por un grupo de seguidores del "10" en Argentina, el astro fue objeto de varias canciones dedicadas a su trayectoria.

Una de las más conocidas es "Maradó" de Los Piojos, además de "La Mano de Dios" de Rodrigo Bueno, pasando por "Yo te sigo" de Los Calzones, "Santa Maradona" de Mano Negra, "Maradona de Andrés Calamaro, "Capitán Pelusa" de Los Cafres, "Para siempre, Diego" de Los Ratones Paranoicos, "La Vida es una Tómbola", de Manu Chao, entre otras.

Incluso, fue invitado por el grupo británico Queen a subirse a un escenario, en una recordada imagen que a estas alturas todo el mundo conoce.

En relación a su aparición en producciones filmográficas, Maradona fue protagonista de un documental de Emir Kusturica, "Maradona by Kusturica", al igual que "Maradonapoli, "Maradona, la Mano di Dio" y "Amanda a Maradona".

También el Estadio de Argentinos Juniors lleva su nombre, en La Paternal, mientras que a lo largo de ese país está repleto de murales dedicados a sus andanzas, así como también en la ciudad de Napoli.

Igualmente, el legendario "10" dejó muchísimas frases para la posteridad, la más conocida de todas: "La pelota no se mancha".

Y lo que hablábamos al comienzo, Maradona probó suerte en la música, junto al dúo Pimpinela:

También rozó el arte

Todas las ramas de la cultura y el arte se rindieron al poder simbólico de Maradona, con especial hincapié por parte de la literatura, donde no solo existe el conocido texto que Eduardo Galeano escribió sobre el "más humano de los dioses".

Otro gran uruguayo de las letras, Mario Benedetti, le dedicó el poema "Hoy tu tiempo es real". Fue Maradona el que con un gol con la mano que le hizo a Inglaterra en el Mundial de México 1986 le dio a este autor "la única prueba fiable de la existencia de Dios".

También el escritor argentino Eduardo Sacheri se refirió a aquella victoria ante Inglaterra en un cuento que publicó en el libro "Esperando a Tito y otros cuentos de fútbol". "Me van a tener que disculpar", es su título.

Maradona también tuvo un litigio con la firma de moda Dolce & Gabbana, que reprodujo para un desfile en 2017 la camiseta que defendió durante sus años como jugador del Nápoles, con el mítico '10' en la espalda. El astro decidió emprender acciones legales, porque el homenaje del mundo de la moda fue llevado a cabo sin su consentimiento. Un gol con el que ganó 70.000 euros.