Municipalidad de Renca dio por terminado comodato a complejo deportivo de Eduardo Vargas

El delantero afronta un duelo judicial con la administración comunal.

Municipalidad de Renca dio por terminado comodato a complejo deportivo de Eduardo Vargas
Llévatelo:

Más allá de que está sumando goles y minutos en Atlético Mineiro, el delantero chileno Eduardo Vargas tiene un flanco judicial en nuestro país luego de que la Municipalidad de Renca clausurara un recinto deportivo que el jugador abrió en terrenos cedidos en comodato por la anterior alcaldesa, Vicky Barahona.

De acuerdo a lo que cuenta Las Últimas Noticias, el comodato del terreno fue entregado a Vargas en 2012 con el compromiso de que se construyera un complejo deportivo, el cual sería usado por los colegios de la comuna.

Eduardo Vargas padre explicó lo ocurrido: "Hasta el 2019 iba todo bien, pero con el cambio de alcalde las cosas comenzaron a cambiar. Empezamos a darnos cuenta de que los colegios no habían solicitado las canchas para realizar los campeonatos. Y después de preguntar en los mismos colegios, nos dijeron que por orden de la municipalidad las escuelas no hacían uso del complejo. Es una pena porque acá los niños tenían su espacio", dijo a la publicación.

El abogado de los Vargas, Davis Santana, contó más detalles: "En 2019 quisieron revocar el comodato por un supuesto incumplimiento de las obligaciones del comodato que nunca se describen. Terminaron haciendo una fiscalización donde encontraron dos cosas: que las canchas funcionan sin patente comercial y que existía una actividad económica que era un kiosco dentro del recinto", explicó.

Romy Alamo, administradora municipal, entrego la versión de la autoridad: "Identificamos irregularidades graves en el otorgamiento de éste al señor Vargas. La clausura se realizó porque el recinto fue destinado ilegalmente para la actividad comercial de arriendo de canchas, a través de una sociedad de inversiones que además no contaba con patente municipal para realizar este giro", dijo.

Explicó que "en el contrato tenía prohibido vender, cede o transferir a cualquier título el terreno, y al incumplirse esto, el 23 de junio de 2021 se hizo término del comodato. Eduardo Vargas traspasó el uso del inmueble a una sociedad de inversiones, lo que estaba prohibido".