Michael Clark: Este partido se debe dar por terminado, actuaremos con todo el rigor de la ley

El presidente de Azul Azul aseguró que buscarán que se les dé por ganada la serie.

Michael Clark: Este partido se debe dar por terminado, actuaremos con todo el rigor de la ley
Llévatelo:

El presidente de Azul Azul, Michael Clark, condenó la agresión sufida por el arquero Matín Parra y aseguró que el clásico entre U. Católica y Universidad de Chile por la revancha de cuartos de final de la Copa Chile se debe dar por terminado. 

"Este partido se debe dar por terminado, es un encuentro que se debió jugar sin público. Actuaremos con todo el rigor de la ley", apuntó el dirigente tras la suspensión del encuentro que sólo se alcanzó a disputar por cinco minutos en el Estadio "Elías Figueroa" de Valparaíso. 

"Vamos a ir contra los organizadores del partido, esto no puede pasar. Me imagino que el otro club quiere bajarle el perfil. Con la Catolica viene pasando hace rato", añadió.

En esa misma línea, Clark aseguró que "no puede ser que uno venga a jugar y a los cinco minutos un jugador deba ser trasladado en ambulancia". 

"Nuestra barra se porta increíble y nos tratan con la punta del zapato, tirándonos de una ciudad a otra", agregó el mandamás de la concesionaria.

Respecto a su intención de que noo se siga jugando, expresó que "nos estamos jugando cosas muy importantes. No hay nada más grave que un jugador termine herido. Mientras no demos señales no vamos a poder cortar la violencia".

Finalmente, el dirigente aseguró que "algunos jugadores de Católica insultaron a los nuestros porque se iban al camarín. No estaban las garantías mínimas. No se puede ganar a cualquier costo". 

El comunicado oficial del club

Mediante un comunicado de prensa, Universidad de Chile manifestó su repudio a la agresión sufrida por su arquero Martín Parra en el clásico universitario disputado en Valparaíso. Además, desde la institución Laica aseguran que exigirán las máximas sanciones posibles para Universidad Católica.

"Como Club, lo primero que queremos apuntar es que nuestra principal preocupación ahora es el estado de salud de nuestro arquero, para tranquilidad de su familia, compañeros de equipo y cuerpo técnico, quienes se han visto notoriamente golpeados por este hecho inaceptable", apuntaron.

"Como Club esperamos el máximo rigor de las autoridades con los organizadores del partido. No puede haber espacio para que este tipo de acciones finalmente terminen "ayudando" al local con la finalización del partido cuando el marcador está a favor de ellos. La señal desde la Federación debe ser clara y rotunda, para frenar de una vez espectáculos tan tristes como el que se vio en Valparaíso. No puede haber espacio para dudas. Exigimos el castigo más duro estipulado en las bases del torneo, deportivo e institucional", sentenciaron.