Palestino logró valioso empate ante el campeón vigente River Plate en en Monumental de Núñez

Se trata de la primera vez que el elenco "árabe" mide fuerzas con los "millonarios".

Foto: EFE Palestino logró valioso empate ante el campeón vigente River Plate en en Monumental de Núñez
Llévatelo:

Palestino tomó por sorpresa a River Plate en el Estadio Monumental de Buenos Aires y logró un empate 0-0, que le permite alimentar su ilusión de ser uno de los equipos revelación en la Copa Libertadores 2019. Y es que el mérito del conjunto chileno se vio reforzado por haber enfrentado como visita al campeón vigente del certamen, que además es considerado como el mejor equipo del mundo, según el Football World Ranking.

En un escenario atípico, sin el aliento y el apoyo de la gente, debido al castigo que la Conmebol aplicó por los incidentes de la final de vuelta de la Libertadores del año pasado, cuando fueron agredidos los jugadores de Boca Juniors por barras bravas del "Millonario", el partido se desarrolló con vértigo y suspenso permanente.

El primer gran aviso de gol fue de Juan Fernando Quintero en los 13 minutos, acción que obligó un vuelo del arquero Ignacio González para cubrir el poste derecho.

A los 22', Luis Jiménez sacó un disparo en diagonal lleno de efecto al que el veterano Franco Armani le alcanzó a poner la mano para desviar al córner.

Parecía que el dueño de casa inclinaba la balanza en el último cuarto de hora de la primera mitad. No por juego, sino que por arrebatos individuales. Ignacio Fernández, luego de una gran jugada entre Quinteros y Rafael Santos Borré, falló dentro del área con mucho arco a disposición (32'). Lucas Pratto, en los 40, lamentó haber sacado un tiro demasiado alto.

El guión varió poco a la vuelta de camarines. El "Millonario" exhibía más movilidad y se encomendaba a la fineza de Quintero para perforar la retaguardia de los baisanos.

Sin embargo, salvo un tibio remate de Santos Borré, la visita no pasó sustos en los primeros minutos y respondió con una contra fulminante. Brayan Véjar recibió solo en el área, pero perdió el duelo con el golero de la selección argentina en los 56'.

Los chilenos se movían con aplomo en unas de las catedrales del continente. Apenas sufrían. Sin embargo, el campeón reinante sacó a relucir sus pergaminos y dio un pase al frente.

Marcelo Gallardo, que por un castigo estaba alejado en un palco, leyó bien el encuentro y sacó a Leonarzo Ponzio para poner a Ignacio Scocco. Con tres en el fondo, los bonaerenses salían con más soltura del fondo y lanzaban a sus laterales.

González estuvo enorme para sacarle dos remates a Fernández y la suerte lo salvó cuando Martínez Quarta cazó un rebote a la salida de un córner. Pero la visita no se rendía. Jiménez casi clava un gol olímpico en el 78'.

Presionado por el correr del reloj, River intensificó su asedio, buscando más verticalidad en los últimos metros. El elenco de colonia apretó a sus líneas, quedaba poco para irse con un resultado de oro de la capital argentina. Y resistió sin pasar grandes zozobras.

El golpe que sí dejó resentido al conjunto árabe fue la pérdida de Luis Jiménez para el proximo partido con Alianza Lima, debido a que el capitán fue sancionado en este encuentro y acumuló un total de tres amarillas, por lo que su suspensión fue automática.