La historia de Muhammad Ali, una leyenda dentro y fuera del ring

El ex púgil falleció en las primeras horas de este sábado, a los 74 años de edad.

Será recordado como una de las grandes figuras de la historia del deporte mundial.

La historia de Muhammad Ali, una leyenda dentro y fuera del ring
Llévatelo:

Muhammad Ali, uno de los deportistas más reconocidos en la historia, falleció en las primeras horas de este sábado tras una afección respiratoria que lo llevó a hospitalizarse en Phoenix, Arizona, donde empeoró su salud hasta fallecer.

Ali dejó un legado enorme para el boxeo y el deporte en general, por lo que todo el mundo lamenta la partida de una verdadera leyenda, tanto dentro como fuera del cuadrilatero.

Irrumpió en el boxeo mundial en los años 60, al transformarse en un joven campeón mundial de peso pesado convertido al Islam. Se rehusó de servir al ejercito de su país en la Guerra de Vietnam, volviéndose, de esta forma, en un emblema de la fuerza, elocuencia, conciencia y coraje.

Los inicios de Cassius Clay

Cassius Marcellus Clay nació el 17 de enero de 1942 en la localidad de Louisville, en Kentucky, en el seno de una familia de clase media, siendo el primogénito de Cassius Marcellus Clay padre y Odessa Grady.

Se inició en el boxeo a los 12 años, ganando los "guantes de oro" antes de ir a los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, donde obtuvo la medalla de oro en la categoría semi pesada con sólo 18 años.

Mientras su fama crecía, Clay actuó fuertemente en contra del racimo en su país. Tras ser rechazado a ser atendido en una fuente de soda, lanzó su medalla olímpica a un río.

Famoso por su frase "floto como mariposa, pero pico como una abeja", ganó su primera corona a los 22 años derrotando a Sonny Liston en el Convention Hall de Miami Beach. Tras su triunfo, Ali espetó a los periodistas que estaban en el lugar "¡tráguense sus palabras! ¡Soy el mejor! ¡Remecí el mundo!".

Imagen foto_00000018
Foto: Instagram/Muhammad Ali


Al día siguiente a su coronación, anunció que cambiaba su nombre a Cassius X, haciendo un símil a Malcom X, pero luego reveló que su nuevo nombre sería Muhammad Ali, cambiándolo porque el apellido Clay era "un apellido de esclavo" que no había elegido.

La leyenda de Muhammad Ali

Imagen foto_00000020
Foto: Instagram/Muhammad Ali


Ya enfundado como Muhammad Ali, defendió por primera vez su título mundial ante Liston en 1965, tras operarse una hernia, derrotándolo en un combate que tuvo mucha historia afuera del ring.

Tras defender el título ante Floyd Patterson, George Chuvalo, Henry Cooper y otros rivales, Ali perdió su presea debido a su negativa a incorporarse a las fuerzas armadas estadounidenses durante la Guerra de Vietnam. Se le revocaron sus licencias para boxear y le despojaron sus títulos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de la Comisión Atlética del Estado de Nueva York (NYSAC), siendo apartado del deporte por tres años y medio por esta decisión.

Ali retornó al ring en 1970, enfrentando en el estado de Georgia -que no tenía una comisión de boxeo en ese instante- a Jerry Quarry. Lo venció en solo tres asaltos por nocaut técnico, demostrando que sus habilidades seguían intactas.

Derrotó al argentino Oscar Natalio Bonavena ese mismo año para ganar el título vacante de la Federación Norteamericana de boxeo (NABF).

Sus rivalidades con Frazier y Foreman

Imagen foto_00000015
Foto: Instagram/Muhammad Ali


Tras ello, enfrentó a un de sus grandes rivales: Joe Frazier. Pelearon por el título de la NYSAC el 8 de marzo de 1971 en el Madison Square Garden, en lo que fue publicitada como la "pelea del siglo".

Tras una brutal pelea, Frazier ganó por decisión unánime, pero los dos terminaron hospitalizados.

Se volvieron a enfrentar, en la misma locación, el 28 de enero de 1974, donde Ali se alzó esta vez con la victoria por decisión unánime, por lo que se convirtió en retador de George Foreman.

Ali y Foreman serán recordados por siempre debido a que ambos animaron la "Lucha en la Jungla", el 20 de mayo de 1975 en Kinsasa, Zaire (actual República Democrática del Congo).

Tras ocho asaltos donde la gente de Kinsasa apoyaba a Ali, el legendario púgil se logró llevar la victoria en el octavo asalto noqueando a quien era un imbatible oponente en principio, ganando así por segunda ocasión el título mundial indiscutido de los pesos pesados.

El 1 de octubre de 1975 volvió a medirse con Joe Frazier, esta vez en Filipinas. "Thriller en Manila" se llamó a este combate, que se realizó bajo un calor insoportable. Fueron 14 asaltos de alta intensidad, pero el entrenador de Frazier paró la pelea antes del 15° round debido a que su pupilo estaba "acabado".

Tras ese combate, Ali dijo que Frazier "sacó lo mejor de mi. Les digo que es un demonio de hombre, que Dios le bendiga. Es el mejor boxeador del mundo, después de mi".

Tras 60 peleas como profesional, Ali colgó definitivamente los guantes el 11 de diciembre de 1981. En un largo combate ante Trevor Berbick, en Nasáu (Bahamas), Ali cayó por decisión unánime, anunciando su retiro al día siguiente.

Su vida fuera del cuadrilátero

Imagen foto_00000017
Foto: Instagram/Muhammad Ali


Durante los años 60 y 70, Ali fue muy popular a nivel mundial, sobre todo en los países donde predominaba el Islam como religión, además de los países denominados del "tercer mundo" en aquella época.

Estuvo ligado a la Nación del Islam en Estados Unidos, convirtiéndose a aquella religión en 1961, debido a su amistad con Malcom X, aunque aquella amistad terminó poco después. Meses tras el distanciamiento entre Ali y Malcom X, este último fue asesinado.

Ali se alejó de la Nación del Islam a fines de los 60, aunque no de la relgión. De hecho, comenzó a asociarse con la figura de Martin Luther King.

Tras su retiro del boxeo, el ex deportista se acercó al lado más místico del Islam, el sufismo, y tomó un papel importante para intentar limpiar la imagen de su religión tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Cuando se negó a participar de la Guerra de Vietnam, Ali tuvo bastantes problemas con el gobierno de Estados Unidos, aunque eso le valió transformarse en héroe e ícono en lugares donde el boxeo era algo desconocido.

Tras el fin de su carrera, Ali realizó innumerables trabajos de labor humanitaria y benéfica por todo el mundo. En 1988, las Naciones Unidas le nombró como mensajero de la paz.

Años después, tras el diagnóstico y avance de su Parkinson, creó el Muhammad Ali Parkinson Center, para el tratamiento de la enfermedad. Además, también creó el Muhammad Ali Center, lugar donde se fomentan los valores cívicos.

Su vida marital y sus hijos

Imagen foto_00000016
Foto: Instagram/Muhammad Ali


Su primera esposa fue Sonji Roi, casándose con ella en 1964, pero se divorciaron dos años después, debido a que Roi no aceptó los preceptos del Islam. Luego se casó con Khalilah Boyd en 1967, con quien tuvo a Maryum, las gemelas Jamilla y Rasheeda, y a Muhammad Ali junior. Se separó de ella en 1976.

En el 76 contrajo su tercer matrimonio, con Veronica Porsche, teniendo a sus hijas Hana y Laila, aunque se divorciaron 10 años después. Su último matrimonio fue en el 86 con Yolanda Lonnie Williams, con quien adoptó a su hijo Assad. Además, Ali reconoció a dos hijas más: Miya y Khalilah.

Su deceso

Imagen foto_00000019
Foto: Instagram/Muhammad Ali


Ali tuvo problemas respiratorios a comienzos del mes de junio de 2016, siendo hospitalizado en un hospital de Phoenix, en el estado de Arizona (Estados Unidos). Tras complicarse su estado de salud, Ali dejó de existir el sábado 4 de junio, pasada la medianoche de Chile, a la edad de 74 años.