Ex gerente de los Cavaliers consideró "miserable" la relación profesional que tuvo con LeBron James

David Griffin dijo que perdió su amor por el baloncesto al armar un equipo alrededor del astro.

Ex gerente de los Cavaliers consideró "miserable" la relación profesional que tuvo con LeBron James
Llévatelo:

La imagen de la figura del alero estrella LeBron James sufrió este jueves un duro revés después que el ex gerente general de Cleveland Cavaliers, David Griffin, ofreció todo tipo de detalles de la relación profesional que le tocó mantener por tres temporadas seguidas con él, en una experiencia que calificó de "miserable".

Griffin, en una entrevista ofrecida esta semana a la revista especializada Sports Illustrated ofreció detalles que otros profesionales ya conocían, pero que no habían querido que trascendiesen al ámbito de la opinión pública por distintos motivos.

El actual dirigente de Nueva Orleans Pelicans detalló los desafíos de sus tres temporadas al lado de James, que regresó a los Cavaliers tras cuatro temporadas con Miami Heat, y no se quedó con la mejor imagen o experiencia.

Griffin fue gerente general de los Cavaliers cuando ganaron el campeonato de la NBA en 2016 al superar a Golden State Warriors y llegaron a las Finales en cuatro temporadas consecutivas.

El nuevo directivo de los Pelicans manifestó que el desafío anual de construir un contendiente por el título alrededor de James era demasiado estresante, incluso si eso resultó en una carrera ganadora del campeonato en 2016.

"Todo lo que hicimos fue tan inorgánico e insostenible y, francamente, nada divertido. Fui miserable", dijo Griffin. "Literalmente, en el momento en que ganamos el campeonato, supe que me iría. No había forma de que me quedara por ninguna cantidad de dinero".

Ganar un título en su estado natal también ha afectado la mentalidad de James en la cancha, comentó Griffin, preguntándose si el ahora Laker está más preocupado con otras prioridades. "No había mucho más para él", valoró Griffin. "Ya no creo que sea el mismo profesional que sólo deseaba ganar y ganar".

Griffin también confesó en la entrevista que lloró en privado la noche en que los Cavaliers ganaron el título, diciendo que estaba tan obsesionado con ganar que "ya no amaba el juego", dado que no podía disfrutarlo como deporte porque se trataba de que todo lo que se conseguía se enfocaba como el triunfo de una sola persona.

"La razón es que LeBron (James) está obteniendo todo el crédito y ninguna culpa. Y eso no es divertido para la gente", valoró Griffin sobre el desafío de trabajar y jugar con James. "Los profesionales que se respetan no les gusta ser parte de ese mundo".