La columna de Rodrigo Goldberg: Señales

El comentarista de Al Aire Libre analizó la inesperada salida de Beñat San José de Universidad Católica.

La columna de Rodrigo Goldberg: Señales
Llévatelo:

Por Rodrigo Goldberg: @Polaco_Goldberg

Una vez concretada la salida de Beñat San José de la banca de Universidad Católica fueron varios los que apuntaron a que era algo que se veía venir. Varios medios y destacados periodistas declararon saberlo con antelación (sin haber escrito una sola línea al respecto) dando a entender que la relación estaba desgastada. Les soy honesto, no lo vi venir. Si hubo señales, no las dimensioné en su justa medida.

Sabida era la fuerte discusión con Aued en noviembre (negada hasta muerte por el futbolista y confirmada en Al Aire Libre el martes por Cristián Alvarez), como también el enojo de Buonanotte por haber rotado tanto de posición, pero habiendo estado en un camarín tengo la certeza que no son razones de peso para dejar una banca cuando en menos de dos meses tienes Copa Libertadores.

Por tanto el análisis tiene que ir más allá de las simplezas y los hechos domésticos. Y aquí viene quizás un indicio potente.

La conferencia del presidente de Cruzados SADP, Juan Tagle, donde comunica con cara de póker la partida del técnico español.

Imagen foto_00000016

Y me sorprende porque en sus palabras no existió ni la más mínima señal de pesar por la partida. Ni siquiera una sentida declaración donde dejará ver un esfuerzo por mantenerlo en la banca cruzada. Se fue y listo. El técnico que los recibió en la duodécima posición y lo deja como Chile 1 en Copa Libertadores se va con un apretón de manos y un "Gracias, te llamamos".

¿Legítimo? Tan legitimo con extraño. Y esto me lleva a releer la entrevista que acaba de dar San José a Mundo Deportivo de España, donde señala textual: "Busco un proyecto ambicioso en todos los sentidos". ¿Acaso no era atractivo jugar Libertadores con la UC? ¿O es que no tenía chances de conformar un plantel acorde a esa ambición?

Me quedo con esta última por varias razones. Primero, la declaración de Tagle una vez que asumió la presidencia de Cruzados, donde señaló que el club trabajará sin deuda (es decir, inversión acotada). Segundo, porque últimamente Católica ha apostado por la gestión por sobre la inversión. Una gestión notable, que habla de préstamos y una cantera abundante, pero con una inversión corta y barata. Tercero y último, no hay que ir muy lejos para encontrar ciertas discordancias entre el técnico de turno (por ejemplo Mario Salas) y la gerencia técnica, principalmente por el tema refuerzos.

El plan de la UC sigue siendo frío en números e intenso en cantera. Y si bien esto último me parece extraordinario (y un ejemplo en Chile), considero que la inversión no es excluyente sino más bien complementaria. Sobretodo si consideramos que estamos hablando del campeón del fútbol chileno.

Quizás fue esto, quizás fueron otras diferencias con Beñat San José. Lo que es claro y evidente es que los planes de uno y otro van con vías distintas. Señales hubo desde siempre según algunos. Demasiados finas para justificar una salida tan fría, indiferente e insípida, en mi opinión. Señales que no me compro fácilmente. Señales. Muchas que no vi.