La columna de Rodrigo Goldberg: Papelón

Revisa la opinión del comentarista de Al Aire Libre en torno a lo ocurrido con la ANFP.

La columna de Rodrigo Goldberg: Papelón

Por Rodrigo Goldberg, @polaco_goldberg

Aún recuerdo con nostalgia la última vez que envié un telex. Sí, un telex. Año 92 si no mal recuerdo. Se enviaba lo justo y necesario (cobraban por palabra) y el mensaje final era en lengua de Tarzán (ahondando en esto les cuento que nunca fue respondido el famoso telex por lo cual me autodeclaré soltero en esa época).

Con el tiempo pasamos a los telegramas, el beeper, fax, celular y hoy mensajería instantánea. Sin duda la tecnología nos ha hecho las comunicaciones más fáciles. Pero parece que en ciertos círculos la tecnología no ha permeado lo suficiente y el fax sigue siendo tanto o más válido que un papel escrito a mano.

Es impresionante que en pleno siglo XXI, tanto la ANFP como la Conmebol se vean entrampados en un problema mayúsculo de inscripción de Copa Libertadores y Copa Sudamericana. Al parecer el famoso Comet está lejos de ser siquiera 100% ya que no es capaz de siquiera detectar duplicaciones de ID (número de identificación) lo que ha quedado en evidencia desde el año pasado. Asimismo en Chile tampoco fueron capaces de realizar el chequeo y saber si las inscripciones enviadas estaban correctas en tiempo y forma.

Como si fuera poco, y en un acto de soberbia inexcusable, la soberana Conmebol despacha multas a diestra y siniestra como el más tirano dictador. Así lo hizo el año pasado con Deportes Temuco que "perdió" los dos partidos que ganó. La documentación del cuadro sureño estaba en regla, pero eso no importó. Era más trascendente darle el pase a San Lorenzo para que siguiera avanzando. Más increíble aún fue la "defensa" que acompañó a Temuco en esa oportunidad, encabezada por Arturo Salah, la cual tuvo un espantoso resultado.

Hoy, una vez más, el papelón de Conmebol es auspiciado, subsanado y justificado por nuestra Federación de Fútbol la cual asumirá el pago de 15.000 dólares por cada uno de los 6 equipos chilenos.

La dirigencia ha asumido el costo de este atraso en la inscripción y muy sueltos de cuerpo han señalado que "las multas correrán por su cuenta". Es decir, 90.000 dólares de la federación chilena pasarán a engrosar las cuentas de Conmebol. Me pregunto dos cosas. Primero ¿De dónde saldrá ese dinero? Segundo, saber qué opinan el resto de los equipos de nuestro país que no tienen nada que ver con este entuerto, pero que de manera tangencial pagarán este error. ¿Algo así como "la embarro yo y pagan ustedes"?

Insisto, pareciera que la avalancha tecnológica quedó estancada en las puertas de Quilín.

En el cielo tecnológico el viejo telex le dice al fax: "con nosotros no pasaba".