La columna de Pelotazo: Benditas individualidades

La Roja sub 23 tuvo un buen comienzo en el Preolímpico tras el 3-0 a Ecuador.

La columna de Pelotazo: Benditas individualidades

Chile llegó al Preolímpico con sus jugadores sin tres meses de fútbol por los puntos, lo que sin duda era una desventaja con respecto a sus rivales en el torneo: Argentina, Colombia, Ecuador y Venezuela.

Ante ello, era difícil pedir que el equipo de Bernardo Redín mostrara un juego colectivo, porque faltaba actividad y porque más encima la Federación bajó a la Roja sub 23 del torneo amistoso United Football en España. Todo mal en la previa.

Por ende, la expectativa pasaba por esperar que aparecieran las individualidades. tal como en los equipos donde juegan los seleccionados. Ya con eso se podía esperar pelear la clasificación al cuadrangular final.

En esa línea, el partido con Ecuador se adapta perfectamente a lo expresado en el párrafo anterior. La Roja tiene muy buenos jugadores, tanto en la titularidad como en la banca, y eso fue clave para derrotar 3-0 al primer rival. Repasemos.

Omar Carabalí: el arquero titular, ecuatoriano nacionalizado chileno, tiene grandes condiciones, pero parece que no las suficientes para estar en Colo Colo. Los dirigentes albos lo mandaron a préstamo a San Luis.

Raimundo Rebolledo: el lateral de Universidad Católica debutó en Primera en 2017 y pelea la titularidad en la franja.

Nicolás Ramírez: el central de Huachipato debutó en Primera en 2016 cuando militaba en Universidad de Chile. Mide 1,82 metros, altura ideal para quien juega en esa posición.

Nicolás Díaz: el central de Palestino hizo noticia en la semana por el trunco pase a Colo Colo. Si fue vendido al Morelia a los 20 años es por algo. Debutó en Primera en 2017.

Adrián Cuadra: el volante de Wanderers debutó en Primera en 2015. Un jugador que aporta marca, despliegue físico y se suma al ataque.

Tomás Alarcón: el mediocampista de O'Higgins debutó en Primera en 2016 y por algo Reinaldo Rueda ya lo convocó a la Roja adulta. Un día lo pusieron a marcar a Jorge Valdivia y lo anuló. Líder y capitán.

Gabriel Suazo: el volante de Colo Colo fue titular en el equipo de Mario Salas en 2019. Se atreve a pegarle al arco desde fuera del área (algo lamentablemente poco común en Chile) y debutó en Primera en 2015.

Pablo Aránguiz: recién llegado a Universidad de Chile desde Unión Española. Ya tuvo un paso por la MLS a sus 22 años. Debutó en Primera en 2015 y es de los jugadores que aporta calidad al equipo. Encara, tiene remate de distancia y habilita a compañeros en posición de gol. Tiene condiciones para ser recambio de la adulta tal como Alarcón.

Iván Morales: el delantero del "Cacique" es un buen jugador, pero el problema es que en su club juega poco y nada. Esa nula continuidad afecta en su rendimiento y se nota. Debutó en Primera en 2016.

Nicolás Guerra: el atacante de la U no es goleador y teniendo eso claro desde el inicio, le quita una presión que no debe tener. Es el complemento para el compañero en ataque. En este caso, Morales. Debutó en Primera en 2017.

Los jugadores nombrados, más Sebastián Cabrera (debutó en Primera en 2019), fueron los once titulares ante Ecuador. Todos con al menos dos años de presencia en la Serie de Honor, lo que sin duda suma porque más allá de jugar han aprendido de futbolistas con mucha más experiencia.

Y si a los ya nombrados sumamos a Ángelo Araos, Camilo Moya, Diego Valencia, Matías Cavalleri, Alex Ibacache, Thomas Galdames y Franco Lobos notamos que hay un buen grupo de jugadores para tener un buen desempeño en el Preolímpico. Y eso que no convocaron a Ignacio Saavedra ni César Munder. Quizás sea momento de darle gracias, aunque sea un poco, a la regla del sub 20.

Hay material, y cuando haya juego colectivo, dará para soñar a futuro.