La columna de Marcelo Barticciotto: Sobre los "pesos pesados" y las directrices del líder

Revisa la opinión del comentarista en Al Aire Libre en Cooperativa.

La columna de Marcelo Barticciotto: Sobre los "pesos pesados" y las directrices del líder

Es difícil dirigir a hombres ganadores, con trayectoria y que son reconocidos y queridos por su gente, con una vasta trayectoria y con gran personalidad.

Hay diferencias entre Johnny Herrera y Agustín Orión. El primero es ídolo del club y prácticamente hizo toda su carrera en la U. Orión, en tanto, llegó no hace mucho a Colo Colo, no tiene ni la historia ni la idolatría del portero azul, pero con buenas actuaciones se ha ganado el respeto y el cariño del hincha.

Es difícil dejarlos en la banca. Los dos están acostumbrados a jugar y tienen una personalidad muy fuerte, son pesos pesados, y a los pesos pesados hay que noquearlos de entrada, con una mano potente, al hígado o al mentón. Si uno los deja de pie, lo más probable es que tanto el técnico como los dirigentes tengan que aguantar las réplicas, porque no se van a quedar quietos ni callados. O juegan o se van

Si no logran amoldarse a las decisiones de su entrenador, tenerlos en el banco es muy difícil, casi imposible. Es muy difícil tener a alguien en el plantel que no esté de acuerdo con las directrices de su líder y la ecuación en el fútbol es exacta, el que no suma, resta, no hay otra.

Son casos distintos, uno tira artillería pesada cuando puede, y el otro todavía no ha dicho nada. A los dos se les termina el contrato a fin de año, a Johnny ya lo han sacado del arco, y Orión acaba de arreglar su desvinculación.

Solo espero una cosa: Que las decisiones de no ser titulares sean exclusivas de los que tienen que tomarlas, o sea de sus entrenadores, y que no sean consecuencia de lo que quieren los dirigentes.

Y claro, total como se les termina el contrato y no van a seguir, es mejor sacarlos ahora que esperar a fin de año. En la U ya empezó la guerra, esperemos que en Colo Colo no pase lo mismo porque trabajar tranquilo cuando te están bombardeando es muy difícil.