La columna de Manfred Schwager: A la medida del consumidor

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa comenta la inversión de la NBA en difundir la liga en los medios y redes sociales.

Foto: official.nba.com La columna de Manfred Schwager: A la medida del consumidor

Estar a la vanguardia. Ese es uno de los aspectos que se propone la NBA como asociación, siempre con el objetivo final de ofrecer su mejor producto posible a los hinchas.

Es lo que han hecho en los últimos meses con las transmisiones de partido. Desde mediados de los noventa existe el League Pass, donde un espectador podía adquirir la temporada completa de partidos a través de la TV paga.

Con el surgimiento de internet, esta alternativa añadió opciones de visionado vía streaming –cual Netflix del mejor básquetbol del mundo– para residentes en Estados Unidos o bien para el público de otras latitudes y que no siempre tiene acceso a este contenido por la pantalla chica.

No conformes con eso, desde la NBA también han creado otras ofertas de visionado, donde además de la temporada completa se puede comprar todos los juegos de un equipo, los play-offs, y desde diciembre pasado un partido completo o bien una parte del mismo, con el último cuarto (y el tiempo extra, si tiene) por tan solo 1,99 dólares: unos 1.350 pesos al cambio actual.

A todas estas opciones hay que sumar la televisión "tradicional", cuyos derechos para Estados Unidos se vendieron por nueve temporadas a cambio de 24 mil millones de dólares. Este contrato garantiza a cada franquicia casi 90 millones por año, suficiente para financiar el piso mínimo de sueldos que deben invertir en su plantel.

A propósito de inversiones: hace cuatro temporadas la NBA inauguró su Replay Center, un edificio ubicado que está conectado con los treinta gimnasios de la liga. Este inmueble funciona como centro de mando para todos los partidos, recibiendo las imágenes y entregando en tiempo récord los mejores ángulos de las jugadas en que los árbitros necesitan revisar el video oficial.

También se estandarizó el seguimiento de cada jugador, instalando cámaras especiales en todos los recintos. Además de cualquier herramienta que posea una franquicia, la NBA se asegura de entregar la misma información básica para evaluar a un rival o a una posible contratación.

El tema estadístico es otro punto relevante para la liga, donde la propia NBA se encarga de publicar el rendimiento completo y en varias categorías de cada jugador, con lo que cualquier persona puede comparar y aprender a distinguir qué jugadores tienen efectivamente un impacto en el resultado de su equipo.

Aunque quizás la mejor decisión de negocios que ha tomado la liga es liberar su contenido en redes sociales. A diferencia de lo que hacen otras competencias en Norteamérica y Europa, los responsables de la NBA han apostado por la viralización de fotos y videos en Twitter, Instagram y Youtube.

El resultado: un flujo constante de contenidos que ha ayudado al gran crecimiento en público de los últimos años, fundamentalmente fuera de Estados Unidos. Ya no importa cómo o desde dónde se siga a las máximas figuras del básket mundial, porque todos los hinchas saben que pueden ser parte del mismo gran espectáculo, en el gimnasio o a través de una pantalla.