La columna de José Arnaldo Pérez: Terminar de Pie

Revisa el acontecer polideportivo en la columna del periodista de Al Aire Libre en Cooperativa.

La columna de José Arnaldo Pérez: Terminar de Pie

Enfrentar un duro desafío e incluso una inminente derrota lleva vías tales como la resignación, bajar los brazos o rebelarse, enfrentarse a ese supuesto destino que no tendrá variación y decir por qué no, acá estoy de todas formas para terminar de pie.

Los que en más de alguna vez hicieron deportes se encontraron con entrenadores que te hacían ir más allá de tus posibilidades, y aquella mítica frase que "te entregas a la derrota antes de comenzar" a más de alguno le removió el ser y le llevó a ir por lo imposible. Bárbara Hernández nuestra nadadora especialista en aguas gélidas volvió a demostrar que la adversidad es una barrera mental que se puede superar con facilidad si tu voluntad te lleva hacia delante. En la Copa del Mundo de Invierno de Natación en Siberia, con temperaturas de casi 20 grados bajo cero, no se amilanó y conquistó tres preseas de oro y siete de plata. Dudo de su apodo a ratos, creo que más que ser la Sirena de Hielo, es de Fuego ya que derrite cualquier obstáculo frente a ella.

Cuando no hay dinero todo se torna difícil, pero nada de resignarse dijo Aranza Villalón. Demostró desde muy joven que tenía cualidades, golpeó puertas pidiendo recursos, y mostró que era más que digna para recibir ese apoyo. Hoy no se arrepienten los que tendieron la mano, porque se proclamó como la primera extranjera que gana la Vuelta a Colombia. Su instantánea en el podio nos alimenta de ilusiones en su carrera. Ella es la responsable de esas esperanzas, porque no desistió y terminó de pie en el podio, en lo más alto.

En el tenis hay un juego un poco perverso. Los entrenadores les dicen a sus jugadores cuando ven que tienen todo para ganar, pero están con problemas anímicos, que nada les piden, salvo una cosa: ganar la última pelota. En síntesis lo traducen como esfuerzo, y llevarse ese punto final significa quedarse con el triunfo. En el boxeo, se va un poco más allá frente a las peleas complejas y ver rivales casi imbatibles. La arenga allí apela a la fibra interna, soportar todo y que se termine de pie cuando suene la última campana. Hay varias películas que así lo han retratado.

Andy Ruiz Junior rompió todos los pronósticos cuando le arrebató el título Mundial a Anthony Joshua a mediados de año. El mexicano-estadounidense terminó de pié y con el reinado del imbatible campeón del mundo de los pesados. Pero luego de eso vino el relajo, acaba de reconocer que estuvo tres meses de fiesta, que no se preparó como correspondía para la revancha, hasta su padre lo retó por descuidarse y no presentarse como era debido, subió incluso siete kilos en su ya fornida figura para verse las caras de nuevo con el británico. Éste en cambio se preparó, quiso reivindicarse, recuperar la corona. Llegó en forma espléndida. En el primer round un poderoso derechazo rompió la ceja izquierda de Ruiz y parecía que todo terminaría por la vía rápida, pero no fue así. La superioridad de Joshua no pudo sellarse con un "nocaut". Y queda la duda, si Ruiz se vuelve a preparar debidamente quién saldrá victorioso de una eventual tercera pelea. La opción está de pie.

"...Que veinte años no es nada" reza la inmortal canción. Pero no disputar un cetro Mundial del boxeo durante ese tiempo es demasiado para nuestros púgiles. La última vez Bernardo "Chifeo" Mendoza perdió muy rápido con Tim Austin. Por eso los que gustan del deporte de los puños estaban ansiosos con este nuevo desafío. Miguel "Aguja" González se veía las caras con el filipino JerwinAncajas por el título Súper Mosca de la Federación Internacional. Ya en la antesala de su combate con el australiano Andrew Moloney se advirtió que el nuestro debía ser cauteloso, y su posterior derrota demostró que le faltan peleas de gran instancia.

El "Aguja" es de los mejores de nuestro boxeo, y por tal motivo la derrota dolió por múltiples factores. Dejó en claro que estamos muy lejos de las grandes ligas pugilísticas. Que para hacer realidad un cetro planetario además de las condiciones se necesita muchas peleas contra contendores de alto nivel. El nuestro perdió en el sexto round luego que un duro golpe a la zona baja fuera seguido de una poderosa ráfaga de puñetazos. Hasta allí discrepo de los que dicen que le estaban dando una paliza. Nada de eso. Recibió muchos golpes, eso sí es cierto. Pero no fue una brutal derrota como la que sufrió Cardenio Ulloa con Raúl "Jíbaro" Pérez. González fe superado en todos los aspectos: velocidad, técnica, cintura y acierto de manos. A pesar de ello nunca fue hacia atrás. Tuvo una valentía que hasta los especialistas de la transmisión rescataron dentro de todos los aspectos negativos. Su derrota nos servirá para sacar enormes lecciones. Puede ser el punto de retorno. Se debe trabajar más, salir a combatir a escenarios más exigentes cuando Sudamérica te queda pequeño. El "Aguja" puede marcar ese camino, a costa de una dura caída. Tuvo un coraje encomiable, pudo sucumbir, pero a pesar de lo que venía, y por duro que fueran los golpes, más allá del "nocaut" técnico nos dio un ejemplo, que puede servir a los que vienen detrás de él. Por algo Ancajas lo fue a ver cómo estaba, lo conversó, lo felicitó, porque nos demostró que siempre será mejor, aunque sea en sentido figurado, terminar de pie.