La columna de José Arnaldo Pérez: No les faltan ganas

El periodista de Al Aire Libre repasó el destacado acontecer de los chilenos en el polideportivo.

La columna de José Arnaldo Pérez: No les faltan ganas
Llévatelo:

"Que mojen la camiseta" es la frase recurrente de los hinchas, algunas veces sin asidero, y en otras reflejan al máximo la realidad, para referirse al pobre desempeño de sus deportistas. Aquellos que transitan las competencias desorientados, sin ánimo o sucumbiendo rápidamente a los imponderables. Porque así como abundan las explicaciones para el triunfo, en la derrota las excusas también tiene múltiples respuestas.

Pero están los otros casos donde a sabiendas de la escasa disponibilidad de recursos, en comparación a las grandes potencias, se cierran los ojos y se sigue adelante en la búsqueda de la gloria. Donde tampoco el cansancio cuenta como argumento. María José Mailliard este año ha tenido un extenuante calendario y luego, de sus prolífica actuación en los Juegos Panamericanos de Lima no hubo tiempo para la siesta, viajó a Szeged en Hungría a tomar parte del Mundial de canotaje. Y no defraudó, primero logró los boletos para los Juegos Olímpicos de Tokio con el cuarto lugar en el C1-200, que rubricó junto a Karen Roco en el C2-500. Pero la fiesta tenía que tener brillo, y para eso añadió una presea de plata al rematar en el segundo lugar del C1-5000 siendo solamente superada por Volha Klimava de Bielorrusia. Sueño cumplido dice desde Europa, ya que desde muy pequeña tuvo por meta llegar a una cita olímpica. Que lamentablemente no podrá compartir con su padre, "siento que está desde el cielo muy contento con lo que he podido lograr". Tal vez si entra al olimpo de los medallistas el próximo año en Japón esté aún más cerca de su progenitor.

Hablando de clasificadas a los Juegos Olímpicos, Francisca Crovetto sigue sin parar por los caminos de la élite mundial ya que ahora fue ratificada como una de las mejores cultoras del tiro Skeet a nivel planetario y tomará parte del ISFF World Cup Final 2019 donde compiten las 18 deportistas más sobresalientes.

En un peldaño igual de alto están aquellos que en vez de caer en la autocompasión rompieron esquemas y se revelaron con lo que algunos llaman minusvalías. En los Juegos Parapanamericanos en Lima hay historias al por mayor para videos motivacionales o contar en novelas con carácter épico. Y no sólo hablamos de los nuestros. Cada uno de los que dicen presente, superando sus limitaciones, son dignos de elogios y ejemplos a considerar.

El representativo nacional fue pensando que en la capital peruana, al igual que el "Team Chile", se lograría una actuación histórica. Y así no más ha sido, sólo con los primeros días de competencia se ha refrendado con creces las metas prefijadas. Hasta ahora los galardones dorados tienen a los nuestros en el sexto lugar. Siete medallas de oro, y más por venir, no hacen más que inflar el pecho y erigir a cada uno de estos atletas en figuras. Tamara Leonelli, Matías Pino y Cristian González en el Tenis de Mesa; en la natación Valentina Muñoz, Vicente Almonacid y Alberto Abarza –el mismo del Premio Nacional de Deportes-; y en el atletismo Mauricio Orrego han sido la cara visible del triunfo, que se complementan con otros diez podios entre plata y bronce que nos tiene, por ahora, por sobre Canadá, Venezuela o los anfitriones, y empatados con Cuba.

Esto recién comienza en Lima, la historia puede ser aún mejor que el más optimista de los pronósticos que soñaban con una decena de oros. Sus logros son y serán un elemento motivador para todos aquellos que "no mojan la camiseta", porque acá quedó claro que el esfuerzo y deseos de superación abundan. Todos merecen medallas, porque a ellos en la vida y en el deporte no les faltan ganas.