La columna de José Arnaldo Pérez: Ni con barro

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa analiza la semana polideportiva de los chilenos.

La columna de José Arnaldo Pérez: Ni con barro

Tenía 10 años y en las fiestas de la escuela había múltiples actividades, varias de ellas deportivas. Como grupo los varones participamos en su conjunto en tirar la cuerda. Éramos el Quinto A, y nos tocó para comenzar contra el B. Y les ganamos. Saltábamos de emoción en la alegría típica que niños de entre nueve y once años tienen luego de la victoria. Pero se esfumó rápido. Ya que de inmediato vino el Quinto C, con un equipo plagado de robustos competidores, que nos superó sin dificultad alguna. El éxito se esfumó muy, pero muy, rápido. Demasiado. Enseñanza de la vida, a corta edad, ganar se debe saborear, festejar, porque independiente del evento que sea es difícil hacerlo y presurosamente se esfuma. Y al saber que con celeridad desaparece también te lleva a celebrar con moderación.

La opinión siempre ha existido, de hecho los filósofos griegos ya hablaban mucho de ella. Me gustó siempre la forma en que Platón la abordó cuando dijo que era un punto intermedio entre Sabiduría e Ignorancia. Ni una ni la otra. Y por consiguiente en caso alguno era LA VERDAD. Pues bien, luego de ver a tanto opinante frente a cada triunfo de chilenos en el deporte, queda sólo respirar y concordar con el discípulo de Sócrates. Ya que lo que digan nunca será la realidad. Y vaya que en ocasiones se nota que esas opiniones están más apegas a la ignorancia, ya que el ninguneo tan típico de los humanos tiende a criticar, enlodar y hasta desprestigiar una medalla, o la actuación de uno de los nuestros, lo que cansa.

Chile si lo analizamos en profundidad nada tiene que hacer en un medallero, porque los grandes países invierten más y mejor, lo que trae aparejado mayor calidad en infraestructura, giras de preparación en mejores condiciones y más prolongadas. Por lo mismo cualquier atleta nuestro que se sube a un podio tiene un mérito extra, pues compite frente a los mejores y, también, superando carencias que sólo su esfuerzo más allá de lo habitual le reportan el éxito. Por tal motivo duelen las burlescas palabras cuando en un evento de diferente índole se desprecia de forma tan liviana el triunfo. Y por más que a uno le aconsejen "mejor no te metas", lo que hacen los atletas chilenos merece ese reconocimiento y respuesta. Sin ir más lejos estos últimos días lo producción metalera nos regaló festejos a granel. Pasemos revista a una pequeña muestra que "cierran bocas".

Los primos Grimalt, Marco y Esteban, continuaron conquistando coronas, ahora fue en Dubai, en un torneo del circuito mundial, aún de mayor categoría que el obtenido la semana pasada en Sídney. Y que los dejó entre los diez mejores del orbe.

Imagen foto_00000001

En el tiro con arco Ricardo Soto y Alejandro Martin ganaron medallas de Oro en el Grand Prix de México. Thomas Briceño sumó una nueva presea dorada en judo, ahora en Córdoba, Argentina, donde también le acompañó en lo más alto del podio Mary Dee Vargas. Valentina Ríos, Jerusalén Flores, Nicolás Burgos y Andrés Martínez llegaron a la cima en el sudamericano de tenis de mesa que se disputa en nuestro país. También destacó la "Sirena del Hielo", Bárbara Hernández, que en la Copa Ártica disputada en Murmansk, Rusia, donde obtuvo seis medallas. Nadando en aguas cuya mayor temperatura es cero grados. Ya por hacerlo gana aplausos.

La lista de triunfos en las últimas jornadas es aún más extensa. Y felizmente marea. Otra muestra, en el Sudamericano de Playa, en Rosario, Argentina, Chile ha puesto en múltiples oportunidades la bandera en lo alto, y competidores de la talla de Rodrigo Miranda sitúan al país en el tercer lugar por ahora del medallero. Meritorio si se analiza con las actuaciones pasadas donde se peleaba en los últimos lugares. Y si hay que aplaudir a rabiar, en Abu Dhabi, Sebastián Orellana en Tenis se proclamó Campeón en los Juegos Olímpicos Especiales. Ejemplo absoluto de superación para los que hablan sin base y menosprecian los títulos de los deportistas chilenos. Mas cuando muchos de ellos se escudan en anónimas cuentas y no han jugado ni con barro.