La columna de José Arnaldo Pérez: Golpe duro

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa repasó la exclusión de Paola Muñoz y el acontecer polideportivo en nuestro país.

La columna de José Arnaldo Pérez: Golpe duro
Llévatelo:

El zurdazo de Julio Álamos, "el ingeniero", fue incontenible para el argentino Juan Gabriel Rizo Patrón. Golpe duro que lo dejó tambaleando, y dio por finalizada la pelea por el cinturón latino de los supermedianos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), que adquiere mayor relevancia porque el púgil nacional estuvo fuera del cuadrilátero competitivo por ocho meses por una operación en su hombro derecho.

Como nunca faltan los que minimizan lo hecho por los nuestros podemos decir que el combatiente argentino hasta el año pasado tenía una foja invicta, y que el 2018 hizo cinco peleas, cuatro de las cuales ganó por nocaut y la otra por decisión unánime. Y recién esta temporada, había perdido por primera vez, que sumada a la del "ingeniero" dan cuenta de sus dos caídas.

Julio Álamos ahora quiere "dar el golpe", anuncia que desea hacer un par de peleas más y luego ir por un título internacional más grande. Tal cual como lo hará, en una organización menor, por el cetro planetario de la IBA Cristián "Tigre" Palma frente al peruano Carlos "Mina" Zambrano en un combate que se disputará en Lima el 20 de julio por el cinturón de los plumas.

En deportes de contacto Chile ha gozado de importantes victorias, y el Tae Kwon Do no es la excepción. En Portland, Estados Unidos, Sergio Rebolledo ganó el título Panamericano Juvenil en la categoría de 63 kilos. Que resalta dentro de las otras seis medallas de bronce logradas en diferentes categorías. Y si es por aplaudir Paloma Martínez se colgó la presea de oro en el este mismo tipo de torneos en el parataekwondo.

Por montón también llegaron las medallas en el Sudamericano sub 20 de atletismo en Colombia. Claudio Romero en el disco, una vez más; Javiera Bravo en la bala, Laura Acuña en los 1.500 fueron algunos de los que destacaron con sus primeros lugares, y que nos hacen pensar que esta disciplina aún tiene esperanza luego de estar estancada por mucho tiempo.

Para llegar a las grandes competencias los deportistas tienes dos formas de ir, logrando las marcas exigidas o que alguno de ellos alcance la clasificación, y se otorga el cupo al país, para que la federación respectiva después haga un selectivo y vea quién será el representante definitivo. Esto si se mira desde cierta lógica puede ser positivo, ya que en algunas disciplinas puede haber mucha paridad, y competidores de alto nivel. Además como son logradas en algunas ocasiones con mucha antelación se tiende a premiar el momento actual, lo que se traduce en que asista el que esté en mejores condiciones y pueda aspirar al mejor resultado posible. Para eso son los selectivos. Al menos en el papel.

Lo malo pasa cuando las federaciones no cumplen el rol para el que están destinadas y cosas internas alejadas del deporte influyen en llevar a alguien, y dejar fuera a quien más lo merece. Pesan las peleas, desavenencias, y otros factores que nada tiene que ver con la actividad.

Por ejemplo, ahora que se le dio mayor realce a una antigua entrevista de Christiane Endler, donde daba a conocer su posición política y opinión en otros temas de contingencia se imaginan se la hubiera dejado fuera por eso, a pesar de ser la mejor seleccionada que tenemos. Parecería inconcebible. Pues algo así sucede con el ciclismo. De forma inexplicable se dejará al margen de los Juegos Panamericanos a Paola Muñoz. Sabidas son sus puntos de vista distintos con la orgánica nacional del ciclismo. Pero no llevarla a Lima parece un capricho, una testarudez que no resiste análisis.

Se darán de seguro muchas explicaciones, como por ejemplo que en un eventual clasificatorio ella no estaba en Chile. Y qué pasa si en una circunstancia así ella estaba tomando parte de una instancia deportiva superior. ¿Se le advirtió con tiempo por qué no iría a Perú si no tomaba parte? O acá pasa algo feo, como lo sería publicar bases de ese clasificatorio sólo días antes que se desarrollara. Eso sería espantoso. Porque el deporte de alto rendimiento merece planificación y no abruptos calendarios que perjudican a los deportistas. Es muy necesario aclararlo todo, porque no resiste análisis que la mejor pedalera de nuestra historia, todavía vigente en el plano internacional se quede abajo. Eso sería un golpe duro, para ella, para el ciclismo, y para los mismos dirigentes que si no tiene razones concretas, creíbles y de gran sustento, mostrarían que pesó cualquier cosa antes que el deporte. Y eso les podría significar un nocaut a ellos mismos.