La columna de José Arnaldo Pérez: Fue (casi) perfecto

El periodista de Al Aire Libre en Cooperativa analizó el acontecer deportivo.

Foto: Archivo La columna de José Arnaldo Pérez: Fue (casi) perfecto

Mientras nuestro viejo y querido fútbol nos da una pausa hasta el inicio de un nuevo campeonato, tenemos aún más tiempo para disfrutar de las otras disciplinas, igual de apasionantes, y muchas veces con mejores resultados. Y estos últimos días son para atesorar al máximo. Aunque muchos de estos éxitos no son del todo sorpresivos.

Bárbara Riveros a pesar de su propia confesión sobre que no venía en el mejor momento, no tuvo problemas para arrasar en el triatlón de Pucón, la "carrera más linda del mundo", como es catalogada por la organización, que se torna aún más bella cuando esta diminuta gigante gana por quinta vez la competencia y nos permite disfrutar de una deportista de élite mundial, que este año tiene, al margen de los desafíos exclusivamente personales, dos vallas relevantes que sortear: Clasificar a los Juegos Olímpicos es una de ellas, pero para Tokio 2020 deberá hacerlo en un evento diferente a los Panamericanos, ya que Lima no otorga esos pasajes.

Pese a ello, "Chika" de todas formas se comprometió a decir presente en Lima, donde debe revalidar su título continental. Lo hace simplemente por Chile.

Y el paisaje idílico de Pucón dio motivos extras para celebrar ya que Macarena Salazar y Felipe Barraza con sus medallas de bronce completaron los podios de sus respectivas categorías.

El ciclismo masculino nos ha brindado múltiples satisfacciones, y el femenino por medio de Paola Muñoz empieza a decir presente de forma sólida, ya que el séptimo lugar alcanzado en Australia, en la última etapa del Tour Down Under en Adelaida, le da puntos UCI que la acercan a los Olímpicos y cumplen el sueño de Miguel Ángel Mujica.

El presidente de nuestro deporte federado desea que a las competencias mayores se vaya por méritos propios, por logros, y no por los cupos país, que parecen invitaciones por cumplir, con lo que se garantiza al menos ir a competir, dar la batalla y no sólo un "presente" en los torneos más fuertes. Y lo de Paola no extraña ya que pedalea siempre en pos de logros y además sus resultados abren puertas a otras ciclistas criollas.

Las vacaciones invitan a pasarlo bien, a disfrutar, y un lugar por excelencia asociado al verano es Viña del Mar, que se puebla de turistas, muchos de ellos argentinos, que vieron como nuevamente los Cóndores les ganaron a los Pumas. Un equipo mucho más débil que el que cayó con Chile en Punta del Este llegó a la Ciudad Jardín, pero la excusa que les ganamos porque vinieron con un conjunto alternativo es demasiado básica, ya que son seleccionados de proyección que desean foguear para que jueguen con los estelares muy pronto, y además la paliza 35-0 fue en semifinales, y no en una ronda preliminar donde ellos hubieran perdido todos los partidos.

No es el equipo absoluto, lo sabemos, pero tampoco es uno por cumplir de forma obligada. Nosotros que tantas veces vivimos la otra cara conocemos bien eso de "hay que saber perder".

El 31 a 7 sobre Uruguay fue la consolidación de un nuevo trofeo para esta camada de los Cóndores siete que, además de sumar el segundo título en ocho días, sacaron pasajes a las fechas de Las Vegas y Vancouver, y disputarán la clasificación en Hong Kong, en un año con ambiciones enormes, ya que desean hacer podio en los Panamericanos de Lima, y clasificar a Tokio.

Hasta ahora, han cumplido desde el anonimato. Y ahora que captaron tantas miradas, que el apoyo no sólo sea con gritos y aplausos. La planificación de su esforzado camino demuestra que están para mucho más.

Imagen foto_00000004

El balonmano nos regaló otra jornada inolvidable, ya que se impuso en el Mundial a Austria el sábado por un contundente 32-24 y que llevó incluso a publicaciones españolas a subirse al carro, ya que le adjudicaron gran parte de este triunfo al trabajo de su compatriota Mateo Garralda. Pero tanta maravilla tuvo un traspié este lunes. Túnez ganó a la Roja y puso muy difícil el sueño de llegar a segunda ronda. Ha sido casi perfecto.

Imagen foto_00000017

Quien puede gritar y celebrar el resultado ideal es la gimnasta estadounidense Katelyn Ohashi, ya que en un video que se volvió viral con varios millones de visitantes, mezcló piruetas imposibles, baile, desplante alegre para recibir nota 10. El máximo puntaje. Todo perfecto para esta joven, o casi, ya que a sus 21 años puede contar también que fue miembro del equipo nacional de los Estados Unidos, pero una lesión le privó de ser parte en Río 2016. Las apuestas ya corren para verla enfrentada con la multimedallista Simone Biles, en un escenario perfecto... Siempre y cuando una de ellas repita nota 10..