La columna de José Arnaldo Pérez: A muchos no les gusta la plata

Revisa la opinión del periodista de Al Aire Libre en Cooperativa.

La columna de José Arnaldo Pérez: A muchos no les gusta la plata

Por José Arnaldo Pérez, @Chascaperez

Todavía andábamos "atontados" por lo que pasó en el Maracaná. Lo sufrido por Roberto Rojas el 3 de septiembre del '89 era tema de debate generalizado, la mayoría creíamos que fue atacado, que era víctima de una confabulación y cualquier cosa que se asociara a algo negativo se enrostraba como un mal ocasionado por la FIFA. Pero como todo, la vida sigue y el deporte también... En octubre de 1989 el Mundial de Hockey Patín que se disputaba en San Juan, Argentina, nos dio una enorme alegría, pese a un dubitativo inicio de torneo.

Chile por cuartos de final enfrentó al local. Y en esa capacidad tan propia de ellos el lugar de la cita era la "cuna mundial del Hockey" (algo parecido a lo que acabamos de escuchar en el último mes con la Copa Libertadores). Argentina organizó el mundial allí porque la idea era celebrar y ganarlo en el sitio donde se vive de una forma apasionada y le compite al fútbol en popularidad. Pero se encontró con Chile, y un equipo liderado por Osvaldo Rodríguez, leyenda de la chueca nacional. Se pudo escuchar por radio, ya que se hizo cadena con una emisora sanjuanina. Y con terror narraron como el empate a dos que llevaba a un tiempo extra se vio frustrado porque Rodríguez tuvo el atrevimiento a falta de once segundos de hacer un "tirazo" que batió toda resistencia y le dio la victoria a Chile.

El narrador del triunfo de la roja estaba desconsolado, no podía comprender como un torneo hecho para ellos les dejaba incluso fuera del podio, él hablaba de la desazón albiceleste y el épico triunfo de los "trasandinos", porque así nos llaman, tal cual como nosotros les decimos, porque nos podrá separar la rivalidad, y la Cordillera (un regalo maravilloso de la naturaleza) pero a la larga somos pueblos hermanos, y por más que una negativa puntual de un gobierno de turno lo niegue, entre ambas naciones han existido migraciones por razones humanitarias, y con las puertas abiertas, ya que es un derecho humano a la larga. Por eso la alegría chilena llamaba también a la solidaridad del caído.

La victoria fue aplaudida, largamente difundida, y aunque luego se perdió los dos siguientes partidos y Chile fue cuarto, se valoró en gran medida ya que la realidad amateur o semiprofesional de nuestro deporte hizo que esa posición tuviera un justo reconocimiento. Y si se celebró un cuarto lugar, imaginen lo que podría ser los sitiales superiores. Por eso el hockey es el deporte colectivo que de forma regular a nivel planetario ha obtenido los mejores lugares. Es permanente top 10, hecho que ni el fútbol puede mostrar.

La historia posterior de esta disciplina, que llevamos en la sangre por el palín, nos llevó al éxtasis con el título mundial de las Marcianitas el 2006. Siendo una muestra más que este deporte, que en su momento el Estado quiso dejar de lado por no ser disciplina olímpica, y no cumplió las promesas realizadas, nos brinda permanentes satisfacciones, por eso debemos festejar, en mi opinión, por las tres medallas de plata logradas en el Panamericano de Bogotá, ya que tanto las damas como en el equipo juvenil y adulto de los varones se perdió con Argentina, de quienes ya se explicó el poderío en esta disciplina.

El segundo lugar es lo que se merece y lo máximo que en nuestras condiciones se puede aspirar, y salvo actuaciones sobresalientes de los nuestros, en noches inspiradas el primer lugar -que todos deseamos con afán- será muy de tanto en tanto. Es lindo el primer lugar, pero qué se hace para eso. Sólo esfuerzo de los deportistas. Por eso este segundo lugar, estas medallas de plata son un enésimo llamado a que con apoyo se puede. Aunque también deben luchar contra aquellos que quieren un triunfo, sin dar nada a cambio, critican en demasía, y queda claro que son a los que no les gusta "la plata".